Bienvenida, primavera.

20 marzo, 2017 at 4:05 pm

¡Hola a tod@s!

Hoy no voy a hablaros de ninguna novela, sino de estas fechas… La primavera. Lo que significa para mí, con lo bueno y lo malo.

Época en la que se dice eso de la sangre altera… pero sobre todo a los alérgicos. En que las terracitas empiezan a afilar su agosto. Porque… qué gustillo da sentarse en una con el buen tiempo (cuando lo permite). Apetece salir y pasear con los días más largos y mejor temperatura.

Pero para ser sincera, la primavera para mí representa el preludio del calor, un calor sofocante que no aguanto y que paso fatal. Algunos años en mayo ya hemos llegado incluso a los cuarenta grados por aquí. No soy mujer de ir a la playa a tostarme vuelta y vuelta como las gambas. No, no sirvo para eso. Ni que decir ponerme bajo mi sombrilla y con tantísima gente alrededor, estar pegándome a codazos para mantener mi sitio dentro de la sombra. Y no, no es broma, hay gente que la palabra morro se le queda corta. Sí que es cierto que el agua me gusta mucho, pero soy más de piscina y un ratito solo para volverme a casa pensando en el aperitivo o en una terracita… porque después, si algo me gusta es una buena cervecita bien fría con algo de picoteo. Y es que en todas las temporadas tiene su lado bueno y su lado malo y esta es la que me va abriendo las puertas a esa época.

También en estas fechas vamos haciendo la cuenta atrás a la Semana Santa, unos con planes de viaje, otros por el mero hecho de descansar (aquí una servidora), y luego a quien le gusta y disfruta de las procesiones. Pero además a los que somos de mi tierra tenemos ración doble de fiestas, y es que se nos presenta, justo la semana después, las llamadas Fiestas de Primavera. ¿No las conocéis? Pues es una semana grande aquí y que yo disfruto mucho. En la ciudad se montan las llamadas Barracas en las que degustar la comida tradicional de la región (ojito con los precios que buenas clavadas sí que meten). Todos los días hay algo en Murcia, aparte del Día del Bando de la Huerta que, aunque su desfile cada año me ha aburrido más, es festivo en la ciudad y en el que los murcianicos nos vestimos de huertanos y nos echamos a la calle. También es cierto que por desgracia esta fiesta está más desmadrada que otra cosa y que aparte de todos los borrachos que te encuentras por cualquier lado, las murcianas hacemos poco honor llevando nuestro traje regional, pues la mayoría se pone el de hombre y de cualquier forma. Pero hay un ambientazo que por el que da mucho gusto pasear. Y luego está el Entierro de la sardina, un desfile precioso para cerrar estos días de jolgorio.

Como veis una entrada poco habitual por aquí, pero que me apetecía hacerla. Así de simple. 😉

¿Qué opináis vosotr@s de está época? ¿Tenéis planes para esta Semana Santa?